15/2/13

Aeryn


De nuevo paso mi tiempo libre haciendo cosas como estas, en vez de escribiendo. Esta vez, en la misma página, he usado otro juego.
EL bicho negro es un añadido xD No le hagáis caso xD

13/2/13

Después de entretenerme

Nao


He hecho a estos dos, Nao transformado en lobo completo.

Lid


Y Lid, dispuesta a volar en cualquier momento.

Me he divertido con este programa para crearlos. Os lo dejo para que podáis jugar.

10/2/13

Metro vuela vidas

He tardado 18 años en darme cuenta de que los animales en este querido país que es España no tienen derecho a vivir.
Siempre he estado en contra de la cultura, del arte (cómo dicen los sabios que se llama) de torturar y desangrar a un toro hasta la muerte.
He estado en contra de las perreras y el terrible trato que reciben los animales en muchas de ellas.
Hace menos de un mes que ayudo como voluntaria en una perrera y, como con una primera mirada, he estado a punto de llorar por ver la alegría y entusiasmo con que te reciben esos perros (y digo perros porque con los gatos aún no he tenido la ocasión de tratar), que han sido abandonados por sus "familias" por ser demasiado grandes, fuertes, viejos, por morder las cosas de unos dueños que no se han tomado la responsabilidad de educarlos, por estar enfermos ellos o sus dueños, por estos motivos y mil más, te saludan cuando entras en sus cheniles a limpiar y pasar un poco de tiempo con ellos. Un poco de tiempo, cuando podría ser una vida en una casa, con personas a quienes quieren y en quienes confían.
Pero no es por ellos por quien finalmente he abierto los ojos, aunque no debería haber sido tan ciega.
Ha muerto un galgo. Si, uno, de esos cientos de ellos que se usan para la caza. Uno de tantos que mueren por no ser lo suficientemente buenos, que no ha sido el único para un dueño que los ha entrenado de la peor forma, atándolos a un vehículo a motor y haciéndoles correr durante horas.
Lucha fue abandonada en el Metro de Madrid. Apareció un jueves corriendo por las vías, huyendo de enormes máquinas ruidosas, escondiéndose en la oscuridad y los pocos huecos que encontraría.
Pasar por todo eso, mientras grupos de activistas y amantes de los animales trataban de convencer a aquellos que no les importa la vida de un animal, tratando de poner trampas para atraparla y ponerla a salvo, aunque fuera, en una protectora. Incluso la gente se hacía pasar por sus dueños, para que les dejaran bajar a por ella.
Después de dos días y de mucha gente que la había visto vagar, en la espera entre tren y tren, un par de activistas decidieron bajar a las vías, cuando un par de trabajadores les habían dicho que la perra estaba muerta.
Alumbrándose con la luz del móvil encontraron a la pobre Lucha, tirada, sangrando, con las patas destrozadas. Estaba, en contra de lo que habían dicho los trabajadores, viva. Pero la pérdida de sangre y el dolor causaron su muerte. Murió sola, desesperada por comprender que ocurría a su alrededor.
Lucha, esté dónde esté tú alma, espero que pueda perdonar a los que no pudimos hacer nada por salvar tu vida.