29/8/11

En la oscuridad

Llego a casa radiante, feliz, dando saltos de alegría. Son mas de las ocho, no me fijo en que las luces de toda la casa están encendidas.
Abro la puerta, sonriendo, riendo para mi mismo ¡qué maravilloso día he tenido!
Antes de poder saludar siquiera, una mano sale proyectada hacia mi rostro. Mi madre está delante mio, con el brazo estirado.
La bofetada me ha sorprendido, me quedo con la cara volteada. Mi madre empieza a chillar, histérica.
Cuando la oye, viene mi padre, descargando un puñetazo en mi estómago, recriminandome lo mal hijo que soy por hacer sufrir a mi madre. Con cada palabra me daba un golpe más. Acabo tirado en el suelo, encogido.
Ambos se dan cuenta de que ya no puedo aguantar mas golpes o palabras, vuelven al salón como si nada hubiera pasado.
Siento como las lágrimas escurren por mis mejillas. No se cuanto tiempo me quedo ahí, tirado, sin poder moverme. Por debajo de la puerta entra el frío de la calle. Mi madre se acerca, pienso que sera para atenderme un poco, pero no es así, va a cerrar la puerta. Veo a mi padre pasar hacia su habitación, mi madre le sigue, silenciosa. Se ha llevado las llaves.
Sigo llorando, acurrucado contra la pared.

No hay comentarios: