26/8/11

En la oscuridad

Llegué a casa, rendido, deprimido.
Mis padres no saben que me atraen los hombres, no lo sabe nadie.
Menos mal que ellos no están, no quiero que me vean así. Voy a mi cuarto arrastrando los pies.
Me dejo caer en la cama, mas deprimido si se puede.
A pesar de estar mejor aceptados en la sociedad, ir cantando por ahí que soy gay no me parece lo mejor.
Mis padres son católicos, cuando hablan por la tele sobre las fiestas del orgullo gay, ellos les llaman enfermos, degenerados y monstruos. Aun no estoy muy seguro de que reacción prevocaría el dejar caer durante la comida mi condición, pero son mis padres, supongo que lo aceptaría. Supongo. Solo supongo.
Sin darme cuenta me quedo dormindo, para cuando me despierto son las 8. 30 de la mañana, y tengo clase.
Me levanto gritando y salgo corriendo. Mis padres no están. ¿No llegaron anoche? Corriendo me preparo y voy a clase.

No hay comentarios: