27/8/11

En la oscuridad

Suspiré. Aún no lo he dicho. No tengo amigos. Ni uno. Nada, son inexistentes en mi vida, y la razón, después de la escena de mis padres, supongo que será logica. Cada vez que hablo de alguien, tengo prohibido volver a hacercarme a esa persona.
Lo mejor de todo, es que mis padres jamás han visto ni conocido a nadie que haya mencionado.
Una opción sería no hablar de nadie que haya conocido, pero yo no soy un chico al que le guste pasear solo, y supongo que tener amigos supone salir con ellos, como cuando yo iba a andar con mis padres de pequeño.
Suspiro. Nunca podré tener ninguna relación con nadie, y menos si mis padres están por medio. Ellos ya me han dicho que, o me busco amigos católicos (hasta la médula) o que me quedo en casa encerrado.
Eso s lo que esttoy aciendo. Quedarme en casa.
En clase estoy solo, en los descansos, subo a la biblioteca, y vuelvo todos los días solo a casa.
Después de entrar a mi habitación, me dejo caer sobre la cama.
Si, así pasan los días, encerrado en mi habitación, con los mismo libros de siempre.

No hay comentarios: