1/9/11

En la oscuridad

Me acerco a mi madre lentamente, vacilando. No sé como reaccionará a esto.
     -Mamá...- llamo, en voz baja. Ella no me hace caso. - Mamá.- repito.
Obviamente, me ignora. Bueno, obviamente no, pero es algo que me esperaba.
     -He perdido mi mochila.- le digo, ella está de espaldas a mi, no sé si me esucha.- Con los libros, y mis llaves...
Ella se vuelve, me mira y se levanta, acercándose a mi.
     -¿Cuando?
     -El... día después de llegar tarde...- susurro.
Ella sigue su camino.
     -Serás tu quien pague el cambio de cerradura.- dijo.- Y si roban algo en el periodo en que la cambiamos, lo pagarás tu también.
Me quedo en el salón, solo. Desde la puerta debo parecer un perro abandonado.
Será mejor que no haga nada durante un tiempo, no quiero mas palizas, la próxima vez, podrían romperme algun hueso.

No hay comentarios: